Diferencias entre RGB y CMYK


Al hacer tu impresión en una playera o en cualquier artículo publicitario sabemos que la calidad de la impresión es fundamental. Cualquier buen diseñador o fotógrafo sabe que el último paso necesario para terminar un proyecto es la impresión, se debe tener cuidado hasta en los últimos detalles, ya que solamente de este modo lograremos un acabado perfecto.


Muchos al momento de hacer la impresión son sorprendidos por diversos aspectos, ya que en algunas ocasiones no están familiarizados con el tratamiento de imágenes. Por ello este post ayudará a todos aquellos que no tienen experiencia sobre el tema.


Si en alguna ocasión al imprimir una imagen viste que está cambio de color, eso es llamado cambio cromático y normalmente esa diferencia de color viene relacionada con el paso de un esquema de color RGB a otro CMYK.



Metiéndonos un poco más a materia, el esquema de colores RGB (Red, Green and Blue o en español Rojo, Verde y Azul) utiliza esos colores para hacer combinaciones y así crear millones de otros colores. Este esquema de colores es usado en televisores o en las pantallas de la computadora.


Pero, la impresión offset no maneja el esquema RGB, si no el esquema CMYK el cual trabaja con los siguientes colores Cyan, Magenta, Amarillo y Negro. Estos cuatro colores se mezclan con diversos porcentajes para conseguir cualquier tono, representando el 0% una adición de nada de color y el 100% una adición por completo del color indicado.


Entonces podemos concluir con lo anteriormente dicho que una impresión por muy buena o profesional que esta sea realmente no estamos viendo una reproducción realizada con el mismo criterio de color, aunque casi siempre coinciden, no lo hacen al 100%. En la mayoría de los trabajos resulta invisible, pero en ciertos proyectos realmente específicos se logra apreciar el error.



Estos cambios tienen que tenerse en cuenta por parte de los diseñadores. Así, por ejemplo, en CMYK hay muchos que cometen el error de fijar, por ejemplo, el negro al cien porciento en la escala y los demás colores cayendo al cero porciento, por lo que se crea un negro poco saturado, con un tono diluido poco agradable. Para conseguir ese tono negro saturado lo ideal sería combinar el 60% del valor cyan, el 40% del color magenta, el 40 por ciento del amarillo y el 100 % del negro. De esa forma se consigue el efecto deseado. Es, en cualquier caso, un ejemplo de cómo este formato de impresión debe de ser tenido en cuenta por diseñadores y fotógrafos a la hora de establecer el formato final de la imagen para conseguir los efectos deseados.


En cualquier caso, resulta claro que el conocimiento de ambos sistemas de color es absolutamente necesario para poder prestar un servicio profesional, y el propio diseñador debe manejarlos con soltura para hacer correctamente su trabajo.


Si quieres aprender a convertir de RGB a CMYK te dejamos un video.



Otras Noticias

Los mejores diseños para tazas de Game of Thrones

Encuentra diseños únicos para tazas de GOT

Porqué regalar artículos promocionales a mis clientes

Vas a regalar plumas, playeras o algún articulo publicitario antes de dudarlo ve el porque regalarlos

Ve este post antes de hacer una placa conmemorativa

Te mostramos todo lo que necesitas saber antes de hacer tu placa